Equipo Jurídico Pueblos

Equipo Jurídico Pueblos

miércoles, 15 de noviembre de 2017

EXPECTATIVAS DESDE LA PRISIÓN

Parte III

Esperamos solución a la crisis social y humanitaria de los centros de reclusión en Colombia

Mediante espacios de participación y pedagogía a nivel local, regional y nacional, que permitan la construcción, socialización y retroalimentación de propuestas de la población reclusa, con presencia activa de entidades de Gobierno y Estado, organizaciones de derechos humanos, sociales y de familiares y amigos de las y los presos del país, así como de organismos internacionales tales como el CICR y la ONU; los detenidos de Palogordo proponen generar ambientes propicios para la Mesa Nacional carcelaria.

La idea fue presentada durante la Audiencia preparatoria sobre participación, en la cual intervinieron, enarbolando además las banderas que han aglutinado a las y los presos del país, organizados/as en el Movimiento nacional carcelario – MNC. Propuesta en la que coinciden con otros detenidos y detenidas de otros centros de reclusión que tuvieron voz en este escenario.

De la participación, como parte de la sociedad en los diálogos que adelanta el Ejército de Liberación Nacional y el Gobierno, los presos de Palogordo esperan una solución definitiva a la crisis social y humanitaria que vive la población reclusa.

¿Qué esperan los presos de Palogordo, de la Mesa de diálogos instalada en Quito?

Aprovechar los espacios abiertos en la Mesa de Quito, donde los entes gubernamentales puedan dar una positiva solución a la crisis social y humanitaria de los centros de reclusión en Colombia, siendo escuchados por los organismos nacionales e internacionales, respecto a la utilización de los elementos en la defensa de los derechos humanos, encontrando una participación integral de todos los sectores.

¿Cómo fue la preparación de esta audiencia por parte de ustedes?

Debido al problema coyuntural existente en las cárceles del país, hemos adelantado reuniones periódicas de la población aglutinada en el Movimiento Nacional Carcelario, manejando un documento base de los problemas estructurales existentes, a partir de la cual se elaboró una propuesta que dicta:

El movimiento nacional Carcelario es un espacio de análisis detallado de la realidad política, económica, social y cultural del país y de las realidades que se viven al interior de los centros penitenciarios y carcelarios de Colombia, en lo que respecta a la búsqueda de soluciones a la grave crisis social y humanitarias al interior de los mismos.

Hemos colegido la necesidad de crear una mesa nacional de familiares y amigos de los presos de Colombia, tomando como basamento la resolución 3569 del 22 de septiembre de 1999, expedida por el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario - INPEC, amparados en los dispuesto en el articulo 1º de la constitución política de Colombia que cual que “Colombia es un estado social de derecho organizado en forma de republica unitaria descentralizada con autonomía de sus entidades territoriales democráticas, participativas y pluralista, fundada en respeto de la dignidad humana en el trabajo y al solidaridad de las personas que la integran y en prevalencia del interés general”.

A partir de allí, consideramos que es deber del Estado colombiano el velar y procurar el goce de los derechos fundamentales a la vida y la dignidad humana, tanto de los ciudadanos colombianos, como de los presos de Colombia y en especial estos últimos, puesto que se encuentran en un estado permanente de indefensión y vulneración de sus derechos fundamentales .

Todo eso con el objetivo de que tengamos voz y representación, al exterior de estos muros, en una mesa nacional, la cual es un medio efectivo de articulación entre la población privada de la libertad y el componente constitucional del sistema penal y carcelario.

Según lo fallado entre otras, en la sentencia T- 053 del 2013, la que la Corte Constitucional refiere a las relaciones especiales de sujeción entre la población reclusa y el Estado, de las cuales se deriva un vínculo en el que en un lado el recluso se sujeta a determinaciones que se adopte en relación con las condiciones del centro carcelario o penitenciario respectivo, lo que incluye la restricción en el ejercicio de ciertos derechos y del otro, el estado asume la responsabilidad de protección y cuidado del interno durante su tiempo de reclusión. Esta corporación ha precisado que entre la consecuencias más importantes de la existencia de la relaciones especiales de sujeción se encuentran:

1. La posibilidad que se tiene de limitar ciertos derechos fundamentales de los reclusos tales como, lo de intimidad , reunión, trabajo, etc.

2. La imposibilidad de restringir el ejercicio de algunos derechos fundamentales como: la vida, la dignidad humana, la salud, la libertad de cultos, el debido proceso, el habeas data, entre otros.

3. El deber del estado de asegurar el goce efectivo de los derechos fundamentales, en la parte que no sea objeto de limitación dada la especial situación de indefensión o debilidad manifiesta en la que se encuentren los internos.

4. El deber positivo del estado de asegurar todas las condiciones necesarias para garantizar la efectiva resocialización de las personas recluidas.

Sin embargo, estas obligaciones del Estado no se cumplen y de ahí se ha derivado una crisis continuada, que debe ser conjurada.

Hemos planteado que la mesa nacional, como espacio de participación de la población reclusa, debe estar conformada por dichos integrantes:

· Por cada pabellón 5 mujeres y 5 hombres, familiares y allegados de los presos en Colombia.

· Vinculación de la iglesia católica como garantes de los cumplimientos y las propuestas que se produzcan al interior de la misma y a su vez como acompañante interno de carácter espiritual, social  y cultural para los presos de Colombia.
 
· Vinculación de los organismos de control, tales como: la Defensoría del Pueblos, la Procuraduría General de la Nación, el Ministerio de Justicia y del Derecho, aunados con los miembros de los consejos municipales, asambleas departamentales y el Congreso de la Republica.
 
· Vinculación de un delegado de la corte constitucional y además un delegado de la cruz roja internacional y de la organización de las naciones unidas – ONU como garantes de los tratados internacionales en los que respecta a los derechos humanos, los cuales realicen acompañamiento.
 
· Vinculación del INPEC y la USPEC como partícipes, en procura de una solución de unos problemas que durante décadas han aquejado a la población privada de la libertad en Colombia.
 
· Vinculación del Equipo Jurídico Pueblos, colectivo de abogados José Alvear Restrepo y ONG`S defensoras de los derechos humanos y a quienes ejerzan funciones como gestores de paz .

De esta forma el movimiento nacional carcelario articulado a la mesa nacional como constructores de justicia, equidad y dignidad, proponen

· Rebaja de penas para toda la población reclusa de Colombia sin excepción de ninguna naturaleza.

· Que se decrete emergencia social y humanitaria al interior de los centros penitenciarios y carcelarios a nivel nacional.

· Regionalización de la persona privada de libertad en procura de la preservación de su núcleo familiar  y social.

· Beneficios administrativos y subrogados penales para todos y todas las personas privadas de la libertad en Colombia.

· Erradicación del hacinamiento y otras causas de la violación masivas de los derechos.

· Aplicación de una justicia restaurativa, basada en la equidad y la igualdad.

· Reforma a la política criminal y penitenciaria del país.

· No a la extradición de nacionales.

· Conformación y dinámica de la mesa de víctimas.

Todo lo expuesto antes debe funcionar al rededor de las sentencias T-153 y  T- 388, las cuales se encuentran ratificadas en la sentencia T- 762 del 2015, en la cual se habla de las generalidades de las vulneraciones sistemáticas de los derechos humanos al interior de las cárceles en Colombia.

¿Cómo se concretaría esta propuesta?

Para llevar a cabo la propuesta planteada, se crea el plan piloto de pedagogía como instrumento de participación general para todos los patios, desarrollando dinámicas vinculantes a nivel local, regional y nacional de la siguiente  forma:

· Encuentro de representantes de derechos humanos de cada comunidad del establecimiento mas dos acompañantes de cada patio, direccionado por el cónsul de derechos humanos del panóptico, Defensoría del pueblo, Comité de Solidaridad de los Presos Políticos y Sociales, Equipo Jurídico Pueblos.

· Conformación de las mesas de trabajo con la participación tripartita es decir; entes del estado, entes no gubernamentales y presos con sus familias. Conformación de estas mesas con entidades del estado, familiares de allegados, entes no gubernamentales, colectivos de abogados, juntas de acción comunal y adjuntas, un delegado de la mesa de quito, gestores de paz de la iglesia católica y el Equipo Jurídico Pueblos.

· Conformación de la mesa de trabajo nacional, los trabajos regionales y locales son vinculantes a la mesa nacional, integrantes:

- Representantes de la Presidencia de la Republica.
- Representante del Congreso de la Republica.
- Representante del Ministerio de Justicia y del Derecho.
- Representante de la Corte Constitucional.
- Representante de Defensoría del Pueblo.
- Representante de la Cruz Roja Internacional.
- Representante del Equipo Jurídico Pueblos.

EQUIPO JURÍDICO PUEBLOS

martes, 14 de noviembre de 2017

EXPECTATIVAS DESDE LA PRISIÓN

Parte II

La gente presa ve la oportunidad en el proceso de Quito

Para la población reclusa ha sido un éxito el que por primera vez en una negociación entre la insurgencia y el gobierno, se incorpora la cárcel como parte de un problema social que debe ser resuelto. Las y los presos del complejo penitenciario de Cúcuta, advierten que uno de los más importantes logros en este sentido es que se reconozca a la población reclusa como parte de la ciudadanía, como pueblo tras las rejas. Hombres y mujeres recluidos en este centro penitenciario, trabajaron para la audiencia sobre participación, encontrando en el espacio una forma de ser escuchados y dejar atrás ese silencio que rodea la cárceles de Colombia.

Fortalecer el Movimiento Nacional Carcelario, es una de las propuestas comunes que surgen en el marco de estas jornadas y que fue también planteada desde el complejo carcelario de Cúcuta. Formación, movilización y mantener las banderas de la rebaja de penas, beneficios administrativos y judiciales para todas y todo los presos; el acercamiento familiar y procesal; la implementación de mecanismos de justicia restaurativa y alternatividad penal; y la no extradición de colombianas y colombianos; hacen parte del grueso de las reformas mínimas que se requieren en materia de política criminal, y que deben ser abordadas en la Mesa de Quito.

¿Cuál es la expectativa de la población reclusa con la audiencia previa sobre participación que tuvo lugar hoy?

En esta cárcel si hay muchas expectativas, acá en el COCUC, por que nosotros hemos venido socializando con todos los delegados al comité de derechos humanos a nivel cárcel, tanto reclusión de mujeres, parte norte y parte sur, como la importancia que tiene este espacio que se ha venido abriendo desde Quito hacia la población carcelaria, producto de los alivios humanitarios.

Entonces acá las expectativas son enormes por que la gente presa ve la oportunidad en el proceso de Quito, que se revise a fondo la política criminal, la política penitenciaria y por supuesto todo lo que tiene que ver con el aparato judicial, ¿por qué? Porque son 60 años más o menos que se llevan en Colombia construyendo la política criminal, la política penitenciaria y la política judicial, bajo los conceptos de un país en guerra y si se está haciendo una negociación con la insurgencias y se está pensando en una solución política y se está pensando en las cárceles.

De igual manera las cárceles tiene que hacer parte de ese plan, por que son parte también del problema, por que no solo la represión del Estado viene con la violencia militar , también viene con otras violencias mucho más complicadas, como esa, la criminalización de la protesta, la judicialización por pensar distinto, etc.

Las expectativas son enormes, con claridad, tampoco quiere decir que con lo que vamos a empezar a trabajar entonces sea la solución, no por que es una discusión que se va a llevar a esferas nacionales, esferas de negociación, esferas de participación y que los presos tendremos que poner nuestro granito de arena, a partir de enero también con la movilización, las huelgas, etc. Para apalancar esas propuestas que estamos construyendo, discutiendo y que hoy estamos mirando las metodologías.

Dentro de esas metodologías hay unanimidad que se vuelva abrir la mesa nacional carcelaria para atreves de esa institución, recoger los insumos necesarios para aportar a esa discusión.

Como lo desarrollamos hoy? Se llevó el evento con muchas expectativas y también muy satisfechos por que hay mucha unanimidad en las propuestas de las diferentes partes lo que quiere decir que la problemática en general del sistema penitenciario nos afecta a todos por igual.

¿Cuáles son las propuestas sobre los mecanismos de participación que surgieron en la Audiencia?

Hubo casi unanimidad en la participación, fundamental que se abra la mesa nacional carcelaria para poder hacer el trabajo de socialización y de recoger de forma directa la problemática que se vive en cada cárcel y que eso se centralice y vaya a una Mesa Nacional con el mismo mecanismo que funcionaba, eso es una propuesta que andaba y que nos parece que no se demorarían mucho en construirse, por qué? Con la experiencia de la mesa pasada que se creo por resolución en el 97, 98 y se cerró por en el 2005 por resolución, que se abra esa posibilidad, otra propuesta que surgió es construir equipos y participar de forma directa desde Quito, un equipo de presos y presas.

En el caso ya de participación interna como COCUC, lo que nosotros propusimos y vemos la viabilidad de que se nos permita hacer reuniones Y encuentros con todos los derechos humanos que conforman este complejo, es un equipo sólido que hay acá, muy dinámico, muy formado, parte de ese equipo participaron en la anterior cátedra de derechos humanos que se llevó acá, y que fue dictado por la Universidad Pedagógica con el apoyo del Equipo Jurídico Pueblos. 

Se propuso que se haga una sola reunión donde participen los delegados al comité de derechos humanos de la reclusión de mujeres, parte norte y sur de la cárcel, lógicamente con la participación de los voceros de los presos políticos del ELN; esa propuesta tiene fuerza acá para la participación y que desde esas reuniones se recojan todas las propuestas, todas las inquietudes, todas las estadísticas que se tienen en esta cárcel en torno a la problemática que vivimos de forma particular, se tiene como punta de lanza que lo de propuestas se eche a andar la agenda del movimiento nacional carcelario, los ocho puntos  que han venido circulando y que nos recogen a todos , esos ocho puntos hay un puntos que son apelativos que ayudarían a resolver de momento la crisis para partir de un punto medio.

¿Cuál cree que deba ser esa lista de transformaciones básicas, que se esperarían lograr, en el marco de este proceso de diálogos con participación de la sociedad?

Son los puntos reivindicativos del movimiento nacional carcelario que recogen a los presos y presas políticas y al resto de comunidad carcelaria

Para que esto arranque en un punto medio debemos:

1. Concrete la rebaja de penas de un 20 % para  todos los presos y presas, que es una deuda histórica que tiene este sistema con los presos de Colombia, viene desde el cambio de milenio, desde la venida del papa, toda esa cantidad de años que lleva el sistema violando la dignidad y los derechos humanos, son 19 años en el cual  la corte a hecho varios pronunciamientos.

2. Que se decrete la emergencia social carcelaria para que el gobierno nacional pueda expedir decretos de ley humanitarios que pongan en libertad las madres cabezas de familia, a los lisiados de guerra, ancianos mayores e 65 años, enfermo terminales, etc.

3. Regionalización de los presos, por acercamiento familiar y procesal.

4. Beneficios administrativos y subrogados penales para todos los delitos y todos los presos sin exclusión.

5. Salubridad y saneamiento.

6. Justicia restaurativa y alternatividad penal donde la pena máxima no exceda los 25 años como lo recomiendan organismos internacionales, entre ellos la ONU.

7. Reforma general a la política criminal y penitenciaria, teniendo en cuenta que en Colombia el populismo punitivo que se practica desde el congreso absorbió la política criminal, aquí no hay política criminal. Y una política criminal seria debe estar fundamentada desde el eje preventivo que es el que nos toca, el eje preventivo  permite prevenir el delito antes que se cometa, para eso debe haber una actividad social de inclusión, formación y oportunidades que permitan las transformaciones.

8. Por la soberanía, estamos en contra de la extradición.

EQUIPO JURÍDICO PUEBLOS

lunes, 13 de noviembre de 2017

EXPECTATIVAS DESDE LA PRISIÓN

Parte I[1]

La cuota inicial para una real participación de la población carcelaria…

Como una cuota inicia, caracterizan los presos de la Tramacúa, la audiencia preliminar sobre participación ciudadana, que se llevó a cabo el día 11 de noviembre con la población reclusa. Ellos, junto a detenidos y detenidas de otros 12 centros de reclusión del país, plantearon propuestas sobre los mecanismos más idóneos para la incorporación decisiva de esta población -como parte de la sociedad- en el proceso de diálogos que se adelanta entre el Ejército de Liberación Nacional y el Gobierno.

En medio de las limitaciones del encierro, los presos de este establecimiento, promovieron espacios colectivos para la preparación de la audiencia, en la que propusieron la necesidad de dar impulso al Movimiento Nacional Carcelario, la reactivación de las otrora Mesas de Trabajo, garantías reales para que la población reclusa pueda deliberar y ser escuchados, entre otras. Sus percepciones, expectativas y propuestas, son expuestas a consideraciones por uno de los participantes en la audiencia, entrevistado por el Equipo Jurídico Pueblos:

¿Cuál es la expectativa de la población reclusa con la audiencia previa sobre participación que tuvo lugar hoy?

Con un gran esfuerzo logramos desarrollar la audiencia virtual y preparatoria que estaba programada para el 11 de noviembre de 2017. Fue vista con muy buenos ojos por la población reclusa de Valledupar, por ser esta la cuota inicial para una real participación de la población carcelaria, de los espacios que nos permitan debatir y resolver de fondo la actual crisis que padece este sector de la sociedad. 

¿Cómo fue la preparación de esta audiencia por parte de ustedes?

La preparación nuestra podemos decir que se realizó en un ambiente colectivo, fuimos informados con anticipación del objetivo de la audiencia, los temas a trabajar, en ese sentido logramos socializar con los demás presos sociales, en medio de las limitantes que existen acá para esos encuentros, de forma unánime venimos en la escogencia del vocero y cuatro acompañantes, se oficializo y se envió el listado a la mesa para los permisos, así mismo  elaboramos 6 propuestas y consideramos de que este evento se desarrolló de la manera que lo habíamos proyectado.

¿Cuáles fueron las propuestas planteadas desde La Tramacúa sobre los mecanismos de participación?

1. Que se fortalezca e impulse el Movimiento Nacional Carcelario en todas las cárceles y externamente.

2. Reactivar las mesas de trabajo de presos y presas local, regional y nacional, con participación de los presos políticos.

3. Permitir los encuentros de las mesas de trabajo que permitan unificar propuestas entorno a la paz y crisis carcelaria periódicamente. Esto lo debe facilitar el INPEC ordenado por el gobierno nacional.

4. Que la mesa de dialogo permita la participación de dos o tres delegados del Movimiento Nacional Carcelario, por cárceles y delegados de las asociaciones de familiares y amigos de los presos y presas de Colombia.

5. No más persecución contra los líderes y lideresas de estos procesos, tanto externo como de las mismas cárceles.

6. Que se nos permitan la audiencia presencial, nacional de mínimo tres días, con delegados de todas las cárceles del país, las delegaciones deben ser de acuerdo al número de presos en cada cárcel; a esta audiencia deben participar delegados del Ministerio de Justicia, del alto comisionado para la paz, la ONU, ONG’S que trabajen la temática de los presos, el ELN, el INPEC, países garantes, líderes de asociaciones de familiares de presos, Procuraduría, Defensoría del Pueblo, Personería, Ministerio de Salud, Ministerios de Educación, Consejo de política criminal, la Fiscalía General de la Nación y del Consejo Superior de la Judicatura. En esta audiencia se escucharán y se unificarán todas las propuestas para enviarlas a la Mesa de Quito.

[1] Esta, es la primera de una serie de entrevistas con detenidas/os escuchados en las audiencias sobre participación ciudadana.

EQUIPO JURÍDICO PUEBLOS

domingo, 12 de noviembre de 2017

LAS MENTIRAS DE LOS DISCURSOS DE PAZ: SE AGRAVA CONDICIONES CARCELARIAS DE LOS PRESOS POLÍTICOS Y SOCIALES DE COLOMBIA

Por Equipo Jurídico Pueblos

Los hechos indican que no existe voluntad por parte del Gobierno Nacional y las élites en general por cumplir los acuerdos de terminación del conflicto con las FARC y el cese al fuego bilateral con el ELN.

Continúan privados de la libertad un importante número de excombatientes o integrantes de la otrora organización alzada el armas Farc-Ep. La más elemental burla a la implementación del pacto de la Habana -excusada en el burocratismo y la tramitología- que en realidad responde a la falta de voluntad política para dar el tratamiento jurídico acordado a las y los presos políticos de esta agrupación. Ello no es otra cosa, que la continuidad en la aplicación del derecho penal del enemigo, que se ha extendido a amplios sectores del movimiento social (convertido también en el “enemigo interno”). Lo anterior ocurre mientras los militares procesados por crímenes internacionales recobran la libertad por efecto de los acuerdos.

Súmese a lo anterior, el trato degradante, la tortura, la violencia constante y el riesgo provocado contra la vida e integridad al que se somete a las y los presos políticos de las Farc-Ep y el Eln en contravía de lo acordado con esta insurgencia en la Mesa de Quito, con la que se busca supuestamente humanizar el conflicto, asumiendo concretamente el Gobierno, el compromiso de adoptar algunas medidas en materia carcelaria.

Por citar algunos casos concretos, el 10 noviembre, en el complejo penitenciario La Picota, el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario –INPEC- arremetió brutalmente contra la población reclusa que se encuentra ubicada en el patio cuatro cuando se desarrolló un operativo relámpago en el pabellón. Según información obtenida, la guardia junto con el Grupo de Reacción Inmediata (GRI) ingresaron violentamente, ante lo cual los detenidos reaccionaron, generándose una confrontación, en la que resultaron casi un centenar de heridos, principalmente, presos políticos. Después de un tiempo de fuertes represalias productoras de gran daño físico, la guardia ingresó a las celdas, donde destruyeron las pertenencias de los internos, entre ellas, medicamentos de dos detenidos (un miembro de las Farc, otro del Eln) que padecen de enfermedades graves y requieren de ellos para sobrevivir.

El mismo día, 10 de noviembre, un preso político del ELN recluido en el complejo penitenciario de Jamundí fue herido con arma cortopunzante por un detenido social, cuando se encontraba realizando sus actividades de redención de pena. (https://derechodelpueblo.blogspot.com.co/2017/11/preso-politico-del-eln-herido-de.html)

Es común escuchar que sobre este tipo de hechos, la responsabilidad del Estado se concreta exclusivamente en la omisión de medidas eficaces para proteger la vida e integridad de las y los presos del país, en particular de las y los presos políticos; o que son consecuencia de la supuesta incapacidad de la autoridad penitenciaria para gobernar los penales. Sin embargo, la situación merece otras miradas y análisis. La violencia intracarcelaria, no es un asunto que deba atribuirse exclusivamente a problemas de convivencia entre internos. Es un fenómeno provocado y permitido intencionalmente por la Institucionalidad, como forma de resolución de conflictos sociales, dirigiendo a través de terceros (conscientes o inconscientes) mecanismos de eliminación de los excluidos. En las prisiones, igual que en barrios populares, en las calles de las ciudades, entre otros espacios, se potencia la violencia letal entre los oprimidos, mientras se salva a la fuerza represora del Estado de su acción –muchas veces exteriorizada– de exterminar a su adversario de manera directa. Una forma de criminalidad estatal que debe visibilizarse, evitando desviar las miradas hacia responsables aparentes[1].

Igualmente el 8 de noviembre, desde el establecimiento penitenciario y carcelario de Girón (Palogordo) se produjo la denuncia sobre la muerte lenta y tortura por falta de atención médica, a la que está siendo sometido el preso político del Ejército de liberación Nacional – ELN, JORGE IVÁN IBARRA ROJAS. (https://derechodelpueblo.blogspot.com.co/2017/11/en-riesgo-vida-de-preso-politico-de.html)

Esta es una nueva forma de violencia estructural que conlleva, dentro y fuera de las cárceles, al mismo resultado nefasto –la muerte- para quienes no cuentan con dinero ni posibilidades de acceder a la salud, por fuera de los criminales modelos implementados por el Estado.

Retomando entonces las líneas iniciales de esta reflexión, es claro que estamos ante una situación compleja. Ni el gobierno, ni ninguna institución estatal da muestras concretas de cumplimiento de lo acordado. Los presos políticos medianamente tienen dolientes que podrían exigir mejoras humanitarias, ¿pero qué pasa con la situación del resto de la población carcelaria?. Más allá de esto, surge otro interrogante, ¿Es posible superar el conflicto político colombiano cuando la violencia genocida es una práctica social perpetrada por la clase política que defiende el modelo de sociedad excluyente en la que se demoniza el pensamiento crítico y todo tipo de oposición?.

11 de noviembre de 2017

[1] Sobre el tema, ver Zaffaroni, en Passagens. Revista Internacional de Historia Política e Cultura Jurídica Rio de Janeiro: vol. 7, no .2, maio-agosto, 2015, p. 182-243.

viernes, 10 de noviembre de 2017

INPEC NO GARANTIZA ATENCIÓN EN SALUD A POBLACIÓN RECLUSA DE CÁRCEL DE PALOGORDO - GIRÓN

Los presos de la cárcel de Palogordo - Girón, representados en el Movimiento Nacional Carcelario - MNC, denunciamos públicamente a la dirección general del INPEC, la USPEC, la dirección de la regional Oriente del INPEC, la dirección del Establecimiento de Palogordo y la FIDUPREVISORA que presta el servicio de salud de la población reclusa desde el principio del año en curso, toda vez que no se está prestando el servicio integrado de salud a la población reclusa debido a la falta de medicamentos formulados por el médico en consulta general y es por eso que en la actualidad hay más de 800 formulas medicas represadas.

El día de hoy 10 de noviembre, le correspondía la atención medica al patio #3 y nos informan por parte de la administración, que no es posible la atención médica por falta de medicamentos para las patologías, hecho que afecta nuestra vida y salud, la cual va en detrimento y afecta nuestra dignidad humana.

Por ello, invitamos a los organismos de control como la Defensoría del Pueblo, Contraloría y Procuraduría, ONG’s, Comunidad Nacional e Internacional, para que hagan seguimiento a la sentencia T-762 emanada por la corte constitucional en el 2015 e igualmente, hacemos responsable de la salud y la vida de todos los presos del EPAMS - Girón, a todas las autoridades mencionadas y que por acción y omisión colocan en riesgo nuestras vidas.

Noviembre 10 2017

INTERNOS CÁRCEL DE PALOGORDO - GIRÓN
MOVIMIENTO NACIONAL CARCELARIO

PRESO POLÍTICO DEL ELN HERIDO DE GRAVEDAD EN CARCEL DE JAMUNDÍ - VALLE

Los presos políticos detenidos en el Complejo Carcelario y Penitenciario de Jamundí - COJAM, informamos a la comunidad Nacional e Internacional, que el compañero JHON LEYTON preso político del Ejército de Liberación Nacional - ELN, fue víctima de un ataque a cuchillo por parte de otro interno, recibiendo tres puñaladas por la espalda el día 7 de noviembre a las 10:00 am, cuando realizaba su labor de aseador en el área de la cancha de futbol del bloque 2, a la fecha, cumple 3 días de estar hospitalizado.

Frente a esta situación que se presentó y que afectó la humanidad de nuestro compañero, debemos denunciar el inminente riesgo que corremos los miembros del ELN y compañeros cercanos en este Complejo Penitenciario de Jamundí, hacemos un llamado a las ONG’s, Gobierno Nacional, INPEC, Iglesia Católica, Organizaciones sociales y a la delegación del ELN en la mesa de negociación de Quito - Ecuador, para que se tomen las medidas necesarias a fin de garantizar nuestra integridad física y protección, ya que a la fecha los presos políticos del ELN estamos distribuidos por todo el complejo, negándosenos poder estar agrupados en un solo pabellón al igual que los presos políticos de las FARC que aún están en prisión, cosa que venimos solicitando al señor director de esta penitenciaria.

Noviembre 10 del 2017

INTERNOS DEL COMPLEJO CARCELARIO Y PENITENCIARIO DE JAMUNDÍ
MOVIMIENTO NACIONAL CARCELARIO

miércoles, 8 de noviembre de 2017

EN RIESGO VIDA DE PRESO POLÍTICO DE CÁRCEL DE PALOGORDO, POR DESATENCIÓN EN SALUD

Los internos del Establecimiento de Alta y Mediana Seguridad de Palogordo - Girón, denunciamos ante la comunidad Nacional e Internacional, Organismos de Control y Organizaciones Defensoras de los Derechos Humanos, que desde hace mas de dos meses el señor JORGE IVÁN IBARRA ROJAS preso político del Ejercito de Liberación Nacional - ELN, viene presentando un problema complejo de salud, el cual viene afectando su salud gavemente, por cuanto defeca sangre cada vez que va hacer sus deposiciones, su salud cada día se deteriora y esta mas bajo de peso con el pasar del tiempo, hemos acudido a las directivas del establecimiento EPAMS - Girón para que el compañero sea llevado a Bucaramanga donde un especialista y le brinde un tratamiento idóneo para la patología que presentan.

La dirección del Establecimiento se comprometió que en un termino de 15 días lo llevarían al medico y hasta el día de hoy 7 de noviembre no han cumplido con lo que prometieron, hacemos un llamado al Estado Colombiano para que cumpla con sus obligaciones para con la población privada de libertad y especialmente en estos momentos en los cuales debe cumplir con los acuerdos que se vienen generando en la esa de Diálogos de Quito - Ecuador respecto del punto de Dinámicas Humanitarias.

Denunciamos para dejar constancia de la negligencia del Estado Colombiano representado por el INPEC y que no sea tarde en la vida del compañero y a su vez hacemos responsable de la vida del señor JORGE IVÁN IBARRA ROJAS a la dirección del EPAMS - Girón, por su desidia y negligencia con los internos que tienen problemas de salud.

Este no es el único caso que actualmente se presenta, como este hay muchos otros que están a la espera de que la dirección del EPAMS - Girón de atención inmediata y urgente y que hasta la fecha no han atendido.

Noviembre 8 de 2017

INTERNOS CÁRCEL DE PALOGORDO - GIRÓN
MOVIMIENTO NACIONAL CARCELARIO